Se encuentra usted aquí

Cincuenta nombres de un ruso

Jue, 14/01/2016 - 21:09
Tolstoy-y-Sofia-Andreevna

- Fíjate que nunca he podido acabar una novela rusa. Son tan trabajosas… Aparecen millares de tipos y al final resulta que no son más que cuatro o cinco. Pero claro. Cuando te empiezas a orientar con un señor que se llama Alexandre, luego resulta que se llama Sacha y luego Sachka y luego Sachenka, y de pronto algo grandioso como Alexandre Alexandrovitch Bunine y más tarde es simplemente Alexandre Alexandrovitch. Apenas te has orientado, ya te despistan nuevamente. Es cosa de no acabar: cada personaje parece una familia.
Ernesto Sabato. El túnel

No hablamos aquí de la gran cantidad de personajes de algunas novelas rusas, algo que cuesta guardar en la memoria. No es una característica exclusiva de la novela rusa. La queja es otra, es que la misma persona tiene varios nombres y que el autor, con toda naturalidad, va alternándolos a lo largo de la novela. En efecto, un lector no acostumbrado (o sea no ruso) no pilla tan fácilmente que se trata del mismo nombre. Que Sasha es el nombre familiar de Alexandr, y de Sasha puedes formar Sashka (así lo pueden llamar por ejemplo los amigos del colegio) o Sásheñka (vale como apelativo para mamá o para la novia). Y que Sanya, Shura y Álik (con un montón de sufijos correspondientes) también son Alexander. …Por cierto, Sasha y Shura pueden ser chicas, ambas Alexandras.

Muchos nombres españoles también tienen diferentes formas, lo que ocurre es que a la misma persona le suelen aplicar no más que una o dos, pocas veces tres. En Rusia eso parece que es más flexible. Y creo que los escritores aprovechan con gusto esta flexibilidad porque les ayuda a mostrar diferentes facetas del mismo personaje y, más que nada, los diferentes matices de sus relaciones con otros personajes.

¿Pero qué tiene que pensar un lector cuando lee en la biografía de Tolstói escrita por Víctor Shklovsky la siguiente frase?

“Lev Nikoláievich estaba enamorado de Sonia Bers y de su mujer Sofia Andreievna”

Vaya poligamia, piensa un lector abrumado. Y no. Simplemente Sonia es el nombre familiar de Sofia y Bers es el apellido de la mujer de Tolstói antes de casarse (el apellido de su padre). Ahora, como mujer ya casada y seria, se llama con su nombre “serio” Sofia, acompañado de su patronímico Andréievna (su padre era Andréi y el patronímico significa “de Andréi”). Su apellido ahora es Tolstáia que es forma femenina de Tolstói. Pero Tolstói sigue enamorado de ella.

(¡Cómo se asombró mi amiga española Sonia cuando una chica rusa, de paso por España, la llamó Sofia! También los nombres “internacionales” Katia y Nadia son para los rusos las formas familiares respectivas de Yekaterina y de Nadezhda.)

Algunos editores compasivos incorporan a las novelas rusas listas de personajes, y, repito, no solo por ser tan numerosos sino también por tener tantas modalidades de cada nombre.

Y como resultado ¿tiene un ruso su individualidad más difusa?

Aglaya

nomres-personajes-Doctor-Zhivago